9/5/17

¿Por qué me invitas si no te conozco?

Seguro que a todos os habrá pasado el tener un amigo del alma en el colegio.




Algunos tienen la maravillosa suerte de conservarlo por los siglos de los siglos, y otros, como es mi caso, fuimos perdiendo el contacto hasta convertirnos en meros conocidos o más bien, desconocidos.

¡Si es que a veces me cuesta acordarme de cómo se apellidaban!. Sus números de móvil ya ni siquiera los tengo...

Pero aún así, de pronto, llega un día, que alguno te encuentra a través de Facebook.... ¡Y te invita por el messenger a su boda!.




Para mí esta es una situación ridícula donde las haya. Me desconcierta soberanamente. No sabes nada de mi vida, ni donde vivo, ni en qué trabajo, ni que tengo hijos pero... ¡quieres que vaya a tu boda!. ¡Tócate los pies!.

Y es que a mi me sobrepasan estos grados tan extremos de falsedad, o... qué narices, digámoslo claramente, ¿quieres batir el récord de invitados a una boda e invitas a todo el que se pasa por tu cerebro?.




Os podréis imaginar mi respuesta, claro. Un NO como una casa de grande, aunque para no ser faltona, buscando una excusa lo suficientemente creíble.

Y es que de verdad que no entiendo esa gente que por la calle hace que no te ve y luego de pronto te invita hasta al bautizo de sus hijos...

¿Es que querrán más regalos?.

Desde luego yo también soy un pelín peculiar. En mi boda fuimos 11. Y en el bautizo de mi peque 16, así que creo que soy el vivo ejemplo de invitar a los imprescindibles

Así que estas cosas me ponen de mal humor. No me quieres en tu vida, y seamos francos, yo tampoco te quiero en la mía porque sino, tendríamos más contacto. Entonces... ¿A qué tanto paripé?.

Seguro que a muchos de vosotros, por no decir a todos, os ha pasado algo similar en algún momento.

¿Qué hacéis? ¿Aceptáis la invitación u os la pasáis por el arco del triunfo?.




〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰〰


Gracias por leer mi blog, este post y por comentar si te apetece. Si lo compartes harás que este post pueda ser leído por personas a las cuales les sirva de ayuda. Y que el tiempo que yo dedico a escribir merezca un poquito más la pena, si cabe.












No hay comentarios:

Publicar un comentario